EL PODER SANADOR DEL PERDÓN, VAMOS PA’ LANTE.

EL PODER SANADOR DEL PERDÓN, VAMOS PA’ LANTE

Todos de alguna u otra manera hemos sido lastimados en nuestra vida, pero por nuestro propio bien y por el de los demás, permitámonos perdonarnos entre nosotros, ¡soltando y vamos pa’ lante!  mi gente.

El perdón nos libera para ser lo que en verdad somos y lo que debemos llegar a ser. Pero a veces aunque tengamos el deseo de perdonar, preferimos posponer el perdón para otro día y que la otra persona tal vez entienda cuán profundo nos ha herido y cuando pensamos que lo hemos hecho, no nos damos cuenta que nuestras heridas aún siguen abiertas y nuestra barrera de protección se ha vuelto más alta y gruesa?

Si ese es tu caso, debemos admitir que no hemos perdonado aún.

El camino hacia el perdón puede ser pedregoso, pero también es una ruta llena de esperanza que conduce hacia la libertad, la alegría y la paz.

Es importante dejar atrás los miedos y emociones negativas que te mantienen prisionero, empezar hacer arreglos porque no es suficiente decir “lo siento”, es mas importante reparar el daño hecho y lograr cambios en nuestro comportamiento.

El perdón es amor, cuando tú corazón se encuentre libre de resentimiento, serás capaz de ofrecer alegría en vez de culpa. Te sientes más saludable, la gente y el mundo entero se torna más saludable.

Por eso debemos practicar el perdón todos los días, eso no nos hace “perfectos”, pero hace que nuestras imperfecciones y la de los demás se vuelvan aceptables. Sé humilde, reconoce la singularidad de los demás también y actúa desde un corazón generoso.

Recuerda: Sin el perdón verdadero, no existe una vida real ni un futuro real, porque es la respuesta a nuestros problemas y el corazón para sus soluciones. Jesús perdonaba porque Él era totalmente libre. Y cuando Jesús nos ordenó perdonar setenta veces siete (cf. Mt 18, 22 y Lc 17, 4) Él no sólo lo resaltó como el poder eterno del perdón de Dios (cf. Mt 6, 15) sino también resaltando la regla psicológica de la repetición que se da por un sentimiento en el corazón, no la que se pronuncia con los labios.

Espero que lo hayas disfrutado y pongas en práctica, nos leemos pronto. Muah!

  • Comentarios ( 0 )

  • Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ARRIBA